comida tipica de republica checa 7 platos que probablemente no conocías

Comida Típica de República Checa: 7 platos que probablemente no conocías

La República Checa tiene una cocina muy clásico de carne y patatas, con platos que se fundamentan en salsas y tubérculos. El invierno es a lo mejor la preferible etapa para evaluar la comida checa, cuando las sopas abundantes son el centro de atención.

7 platos de la comida típica de República Checa

Svíčková na smetaně (solomillo marinado)

Este habitual plato radica en carne cocida cubierta con una salsa densa y cremosa de raíz de perejil y zanahorias. Comunmente se sigue de un lado de salsa de arándanos y crema batida.

Vepřo knedlo zelo (cerdo asado)

Quizás el plato checo más clásico que puedes solicitar en un lugar de comidas, vepřo knedlo zelo es fundamentalmente cerdo asado con albóndigas y un lado de col encurtida.

Řízek (schnitzel)

Aunque los schnitzels no son de forma exclusiva checos, řízek es exclusivo en el sentido de que se tienen la posibilidad de llevar a cabo utilizando un número de carnes diferentes, cubiertas tanto de harina como de pan rallado antes de freírlos y servidos con un acompañamiento de ensalada de patatas. Los schnitzels de cerdo son especialmente populares en la República Checa, pero además hay un schnitzel de trucha que se come frecuentemente en Navidad.

Sekaná pečeně (carne picada al horno)

La versión checa del pastel de carne se hace mezclando mitad carne picada de cerdo y mitad carne picada de vacuno y después añadiendo rebanadas de tocino, cebollas y ajo. En ocasiones además se agregan hierbas como la mejorana y el perejil.

Česnečka (sopa de ajo)

Una sopa de ajo con crotones, česnečka además tiene dentro un huevo crudo, que se agrega cerca del final del desarrollo de cocción y se deja solo para que se cocine en el calor de la sopa. En ocasiones además se le agregan chicos trozos de salchicha, cerdo o queso.

Uzené (carne ahumada)

Uzené prácticamente significa sólo ahumado, pero el plato siempre se hace con carne, por lo general de cerdo. Las bayas de enebro y los pimientos se utilizan comunmente como acompañamiento.

Gulá (gulasch)

Un guiso de cerdo (aunque en ocasiones se utiliza carne de vaca o de caza) con mucha cebolla, el gulá acostumbra servirse con albóndigas de pan o rebanadas de pan negro. Una comida habitual a lo largo de el invierno, es además uno de los platos checos menos complicados y baratos que puedes evaluar en un lugar de comidas clásico.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario