7 platos tradicionales catalanes que posiblemente no has probado

7 platos tradicionales catalanes que posiblemente no has probado

Cataluña tiene su propia historia y cultura distintiva, introduciendo su propia cocina particular. Muy afectada por los vecinos Francia e Italia, la cocina catalana es realmente mediterránea, que llega tanto de la tierra como del mar.
Cataluña, centrada durante la costa este de España, tiene una cocina propia. Los platos están muy influenciados por los elementos que están en la costa mediterránea: verduras (berenjenas, tomates, alcachofas), legumbres (garbanzos y frijoles), trigo (pasta y pan), aceite de oliva, vino, cerdo (salchicha y jamón) y pescado (bacalao, atún, sardinas y anchoas, entre otros). Y la zona se ha prestado precisamente a algunos sitios de comidas premiados, y a cocinas premiadas con muchas estrellas Michelin.

Aquí los platos catalanes que debes conocer.

7 Platos Habituales Catalanes que tienes que conocer

Crema catalana

Tal vez uno de los postres más conocidos de Cataluña, la crema catalana es muy semejante a la crème brûlée francesa, además de algunos elementos clave. En contraste con la edición francesa, la crema catalana utiliza una base de leche (en lugar de crema) y se densa con huevos. Se cocina en el horno en un baño de agua; una vez fuera, las tapas se rocían con azúcar y se incendian.

Escalivada

Escalivada – que procede del verbo catalán escalivar, que significa “cocinar en cenizas” – está llevada a cabo de tomates, pimientos y berenjenas ennegrecidos. Las verduras se asan a la parrilla sobre un fuego abierto o de manera directa en las cenizas, transformando las coloridas sombras nocturnas (que crecen bien en Cataluña, por medio de la extensa luz solar) en tiras carbonizadas, listas para ser peladas. Algo más se requiere para la elaboración del plato, además de aderezar las verduras ahumadas con un chorrito de aceite de oliva y una migaja de sal. En ocasiones lo va a encontrar servido adjuntado con las anchoas y el atún.

Escudella i carn d'olla

La escudella, como se frecuenta abreviar, es un plato de dos partes. La escudella es una sopa guisada con carne y verduras, que se hace con restos de pasta o arroz. La segunda mitad es la carn d'olla: toda la carne (huesos, salchichas y una enorme albóndiga popular como pilota) y las verduras (zanahorias, apio y col) se cocinan en la sopa primero, se retiran y después se sirven a un lado.

Pa amb tomàquet

El pa amb tomàquet es una sección fundamental de algún comida catalana. Es un fácil aperitivo: trozos de pan se crujen y se frotan con tomates, se rocían con aceite de oliva y se acaban con una migaja de sal. Para este plato se emplean tomates particulares, populares como tomate de penjar, que significa “tomate para colgar”, en referencia a la manera en que los tomates se agrupan durante una vid y tienen la posibilidad de ser colgados en una cocina.

Canelones

Cataluña debe agradecer a Italia por los cañones, seguramente gracias a los siglos de comercio entre ambas naciones. Este plato de pasta de procedencia italiana – no muy distinta a la lasaña – está compuesto por tubos de pasta rellenos de carne y con capas de salsa bechamel cremosa. El plato se come comúnmente en Navidad, y los cocineros toman las sobras de carne de la noche previo y las reutilizan en la pasta.

Cap i pota

Literalmente significa “cabeza y pierna”, cap i pota es un plato clásico catalán que se volvió menos habitual en la época modernos. Actualmente, está comúnmente en los menús de los sitios de comidas de la vieja escuela, aunque además se puede hallar en varios de los mercados de comida callejera más modernos de Barcelona. Se hace a partir de despojos o callos, cocidos a fuego retardado hasta que se ablandan; ocasionalmente se agregan al guiso corvejones de jamón y cabeza de ternera.

Mongetes con botifarra

Cocinados en Cataluña desde el siglo XVI, mongetes amb botifarra es la edición catalana de la salchicha y las judías. La botifarra es el embutido, que se hace comúnmente con carne de cerdo (aunque en ocasiones con carne de ganso) y se mezcla con una cantidad enorme de especias frescas. Otras ediciones de este embutido tienen dentro la botifarra negra llevada a cabo de sangre de cerdo, y la botifarra d'arròs llevada a cabo de arroz, y ocasionalmente ciertas secciones más gordas del animal. La salchicha está flanqueada por un lado de judías blancas y adornada con perejil.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario