como sazonar los utensilios de cocina de hierro fundido

Cómo sazonar los utensilios de cocina de hierro fundido

A pesar de que los utensilios de cocina de hierro fundido ofrecen una más grande retención del calor y queman la comida maravillosamente, muchas personas duda en la iniciativa de cocinar con estas cacerolas rústicas. Han escuchado comentarios alarmantes sobre el prominente cuidado y un enigmático desarrollo llamado “sazonamiento” (pero no del tipo sal y pimienta).

La realidad es que sazonar y lavar de manera correcta el hierro fundido no es complicado de llevar a cabo. Y, si te esfuerzas un poco, los comestibles para el desayuno (o algún alimento, para el caso) se deslizarán cerca de tus sartenes de hierro fundido, hornos holandeses y planchas, de esta forma como algún sartén de teflón.

¿Qué es sazonar?

Sazonar es sencillamente el desarrollo de freir aceite de cocina en la área de una sartén hasta que se seca en una cubierta a prueba de humedad y oxidación (o “pátina”). Esta cubierta semipermanente asegura el hierro fundido del óxido, pero además le otorga características antiadherentes naturales. Las capas de refuerzo de esta pátina se desarrollan siempre que la usas, por eso fundamentalmente, cuanto más cocines con ella, más antiadherente se regresa.

Cómo sazonar los utensilios de cocina de hierro fundido

Empieza con una sartén limpia

Con suerte, este primer fregado va a ser la más reciente vez que tenga que lavar su sartén de hierro fundido con jabón. El jabón descompone las grasas, por lo cual puede deteriorar la pátina de una aceptable sartén sazonada con bastante exposición. Pero si tenemos la posibilidad de asumir que está sazonando una sartén novedosa, o una vieja que requiere ser re-sazonada, es preferible comenzar con una área limpia y clara. Por eso friega tu sartén con un detergente despacio y un estropajo. Luego de limpiar la sartén, asegúrese de enjuagar todo el jabón con agua fría y secarla bien.

Calienta el hierro fundido

Ponga su sartén limpia y seca en un horno a 200° F a lo largo de 15 minutos. El calor abre los poros del hierro fundido, para que acepte de forma sencilla el condimento. El hierro fundido retiene el calor y toda la sartén (incluyendo las asas) se calentará, por eso recuerda utilizar un guante de cocina o un sustento de batea cuando saques la sartén del horno.También es una aceptable iniciativa utilizar paños de cocina secos o tréboles para asegurar el mostrador y la mesa.

Ligeramente aceitado, y después secarlo

Cualquier grasa de cocina va a funcionar, pero algunas tienen más sentido que otras. Entre otras cosas, no hay ninguna razón para desperdiciar aceite de oliva plus virgen u otros aceites caros para su condimento de hierro fundido. Utilizamos manteca Crisco porque es económica y simple de utilizar. Use una toalla de papel limpia y doblada para contemplar atentamente todo el interior, exterior, fondo, manija y lados de la bandeja. Sé cuidadoso, después utiliza servilletas frescas y limpia todo el exceso de aceite. Haz lo destacado que consigas para secarlo, no debe existir charcos o goteos de aceite.

Volvemos al horno

Ponga la bandeja aceitada al revés, en una bandeja de hornear y ponga los dos en el horno. Después ponga el horno a 350° F. Ardiente el molde a esa temperatura a lo largo de dos horas. Apaguen el horno, pero dejen el molde dentro y dejen que el horno y el molde se enfríen totalmente, unas dos horas.
Consejo profesional: Si deseas estar seguro de que la pátina sea lo verdaderamente fina y despacio viable, luego de 15 minutos a 350° F, utiliza una toalla gruesa y seca para sacar con precaución la sartén ardiente y colocarla en la estufa. Seca la sartén otra vez con un fajo de toalla de papel limpia, después regresa al horno a lo largo de las 2 horas que sobran, más el tiempo de enfriamiento.

La sartén está sazonada

Inclusive con tan solo una aceptable cubierta de condimento, el lado derecho se siente resbaladizo y despacio como el vidrio. ¡Y está preparado para cocinar! Por otro lado, si quiere hacer un condimento muy duradero y verdaderamente impulsar el desempeño antiadherente, puede reiterar el desarrollo. O sencillamente sigue cocinando con él, y tu hierro fundido va a tener una fachada cada vez más oscura, y una área antiadherente cada vez mejor.

El cuidado de los utensilios de cocina de hierro fundido es la clave

Desglasar con vino o cocinar con varios comestibles ácidos como tomates o limón, puede romper las capas superiores de la pátina. Por eso, en relación de tus hábitos de cocina, quizás desees volver a sellar la sartén ocasionalmente. Sencillamente puede volver a utilizar los pasos anteriores o, para un cuidado más acelerado, calentar la sartén en la estufa para remover algún exceso de humedad y usar pinzas y servilletas para contemplar sutilmente la sartén con aceite.

Limpie algún exceso de aceite y continúe calentando la sartén a fuego medio-bajo a lo largo de unos minutos más antes de dejarla enfriar y guardarla.

De lo opuesto, asegúrese de limpiar la sartén de la forma precisa (puede conseguir más detalles sobre esto en nuestra página de limpieza de utensilios de cocina) y séquela totalmente antes de guardarla. Vas a ver, ¡las ollas de hierro fundido son simples de usar!

En este momento tiene una sartén de hierro fundido muy bien sazonada con una área lisa y antiadherente que se regresa más y más resbaladiza siempre que fríe papas o cocina filetes. Si es como la mayor parte de nosotros, con el tiempo mirará hacia atrás y se va a proporcionar cuenta de que pertenece a las piezas de cocina más apreciadas de su recopilación.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario