comida tipica de nicaragua 10 platos tradicionales que debes probar si o si

Comida típica de Nicaragua: 10 platos tradicionales que debes probar sí o sí

¿Conoces la comida típica de Nicaragua? En este artículo te mostramos 10 platos característicos del destino turístico.

La búsqueda recurrente de sabores cada vez más auténticos en los años anteriores impulsó una revolución alimentaria fundamentada en los mercados de los agricultores. los camiones de comida y una filosofía de “comer como un local” que además cambió la manera en que nos transportamos. Como destino turístico, Nicaragua no sólo está en apogeo con los observadores de aves, los surfistas, los surfistas volcánicos y los buitres culturales, sino que además está llena de pasajeros culinarios que buscan aventuras gastronómicas.

Los fanáticos de la comida se sienten llamados por una tabla de cocina clásico exquisita para darse un festín y una cantidad enorme de frutas y verduras exóticas para evaluar. Hechos con elementos de cosecha propia y el tipo de amor que sólo se consigue en sitios donde los locales son interesados por la comida que cocinan, los platos habituales nicaragüenses se tienen la posibilidad de hallar en sitios de comidas de clase alta, sitios de comidas “hole-in-the-wall”, mercados locales y parrillas en las esquinas de las calles.

10 platos tradicionales de la comida típica de Nicaragua

Gallo Pinto

Mucho más que el arroz y los frijoles, el gallo pinto es un plato nacional que los nicaragüenses tienen la posibilidad de comer alegremente en el desayuno, el almuerzo y la cena. El nombre en nuestro idioma sería gallo pintado, y para estar a nivel de su nombre el gallo pinto está comúnmente hecho de frijoles rojos, arroz blanco y cebollas picadas que se fríen juntos en una enorme sartén con algo del agua donde se hirvieron los frijoles para ofrecer a la mezcla un toque rojizo.

En la costa atlántica y en las islas caribeñas de Nicaragua los frijoles, el arroz y las cebollas se fríen en aceite de coco o con un chorrito de leche de coco para hacerlos más cremosos. Los nicaragüenses bromean con que el país trabaja con un poder galopante.

Desayuno Nica

El Gallo Pinto es uno de los más importantes elementos de un desayuno habitual nicaragüense, que está cargado con bastante energía para completarte hasta bien pasado el almuerzo. El Nica terminado viene con huevos fritos o revueltos cocinados con cebollas y pimientos picados, plátanos fritos, bastantes cuadrados de queso frito o fresco, miles de gallo pinto y una tortilla de maíz fresco.

Los platos típicos tienen dentro pico de gallo, una salsa vinagreta de tomates y cebollas finamente picados, y una chiquita cazuela de crema agria, pero el tocino o la morcilla además tienen la posibilidad de llegar al plato. Mezclado con un jugo tropical como la pitahaya (fruta del dragón) o la calala (fruta de la pasión), y un fuerte café local, el desayuno Nica está ahí arriba con los especiales desayunos de América.

Nacatamales

Hechos con masa de maíz rellena de cerdo, rodajas de patata y una ramita de una hierba de menta llamada yerba buena, los nacatamales son la edición nicaragüense del tamal mexicano o la hallaca venezolana. El nacatamal procede del náhuatl, la lengua de los antiguos aztecas, de la raíz nacatl (carne) y tamalli (algo envuelto), dado que la masa de maíz se envuelve en una hoja de plátano antes de ser hervida.

Los nicaragüenses sólo comen nacatamales para el desayuno del fin de semana con un café, dado que se piensan bastante pesados para comerlos durante la noche. En tanto que la carne de cerdo y la patata son la tradicional conjunción de nacatamales, tienen la posibilidad de ser rellenos con lo que venga a mano: pollo, arroz o verduras. Los nacatamales son súper sabrosos, pero siempre recuerden remover el papel de plátano antes de arroparlos.

Quesillo

Los quesillos son golosinas de queso que se venden en los carritos callejeros de todo el país. Consisten en una tortilla cubierta cerca de un círculo de queso blanco casero que se ahoga con curtido (cebolla encurtida finamente picada) y una generosa parte de crema. Se sirven envueltos en una bolsa de plástico (para poder comerlos sin ensuciarlos) o en un plato. Los pueblos de La Paz Centro y Nagarote, en la carretera entre las localidades de León y Managua, insisten en que generan los especiales quesillos de Nicaragua. Siguiendo la tradición, añada un óptimo chorro de salsa de chile casera antes de arroparlo y acompañe su quesillo con una bebida de chocolate y maíz llamada tiste, que se sirve en un tazón de calabaza.

Indio Viejo

Una sopa densa llevada a cabo de masa de maíz con carne de vacuno desmenuzada y cebolla, el Indio Viejo es un plato nicaragüense que tiene sus raíces en la etapa precolombina. De acuerdo con la leyenda, un grupo de hambrientos conquistadores españoles llegaron a un pueblo indígena exigiendo entender qué cocinaban los nativos. “Sólo un viejo indio que murió ayer”, respondió un ocurrente integrante de la tribu. La treta funcionó. Conmocionados por esta historia de canibalismo, los españoles cabalgaron para asaltar otra aldea, y toda la tribu se rió mientras disfrutaban de la comida de maíz que se había estado cocinando sobre el fuego.

El Indio Viejo obtiene su gusto sutilmente dulce de la yerba Buena y la naranja amarga, y se sirve comúnmente con tostones (plátanos verdes fritos) y cuajada (queso de cuajada).

Rondón

Un tradicional de la cocina criolla en la costa atlántica de Nicaragua, el rondón es una satisfacción de cocina de solo una cazuela para los pescadores ocupados que se convirtió en un plato icónico para toda la zona. Pescado, camarones, langosta o algún otro marisco que se logre “bajar” se agregan a la cazuela con tubérculos como la yuca, plátanos, papas, zanahorias, pimientos, chiles y un caldo de pescado endulzado con leche de coco para hacer un exquisito guiso. El rondón además puede hacerse con carne de vaca, cerdo o tortuga, pero el cremoso caldo de coco trabaja mejor con los mariscos.

Baho

El nombre de este habitual plato procede de la palabra de españa vaho, que significa niebla o vapor, y para hacerlo se cocinan al vapor lentamente trozos de carne, plátanos verdes, plátanos maduros, yuca (mandioca), cebollas y pimientos en una colosal cazuela que se sella en la parte de arriba con capas de hojas de plátano para sostener todos los sabores espectaculares.

Luego de pasar de 4 a ocho horas a fuego retardado, los elementos se cocinan perfectamente y se sirven en una hoja de plátano con una cubierta de ensalada de col vinagre. Comúnmente se come el objetivo de semana, dicen que el vaho es una increíble cura para la resaca.

Güirilas

Ligeramente dulce, sutilmente salado – y exquisito cuando se combina con la cuajada casera y la crema – el güirila pertenece a las exquisiteces gastronómicas del campo nicaragüense. La ortografía puede postergar a algunos no hispanohablantes, pero la güirila es simple de pronunciar cuando la escuchas. Sólo pida un wee-ri-la. De acuerdo con los nicaragüenses, las superiores güirilas están en el norte del país, en Matagalpa y Sébaco y sus alrededores, a pesar de que los pobladores de Chontales, la zona lechera del país, además reclaman la corona.

Vigorón

Sólo hay un espacio para comer vigorón, y es en la localidad histórica de Granada, donde el plato fue desarrollado por primera oportunidad en 1914. Una mini montaña de yuca hervida y chicharrones cubierta con una ensalada de col picada que tiene dentro rodajas de mimbro, un fruto de gusto fuerte del pepino, el vigorón es vendido en Granada por comerciantes ambulantes con apodos como El Gordito, La Pelona y La Perla, que tienen sus leales seguidores locales. La clave del vigorón es la conjunción asesina de la cremosa yuca con el crocante cerdo frito y la frescura crocante de la ensalada china.

Buñuelos

Las bolitas de masa fritas repletas de medicamento puede que no hagan cosquillas en las papilas gustativas de todo el planeta, pero en Nicaragua este alimento básico pan-latinoamericano está compuesto por harina de yuca (mandioca) con almidón, que se mezcla con huevos y queso antes de freírse para hacer crocantes bolitas de felicidad que se comen todo el año.

El medicamento se saborea con canela y se arroja sobre los buñuelos mientras están calientes, agregando un dulzor pegajoso y ardiente al gusto salado de las bolas de yuca y queso.

Los nicaragüenses no acostumbran a comer postres luego de una comida primordial en un lugar de comidas, pero un reducido tazón de buñuelos servido con un café es posiblemente la distinción.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario